Lacrimosa

 

Al hablar del Requiem de Mozart lo primero que nos viene a la cabeza seguramente es el Lacrimosa, esa maravillosa y espiritual pieza perteneciente a la secuencia de la misa de difuntos que quizá sea el momento más sublime de la obra completa y que marca el punto intermedio de todo el Requiem. Y del mismo modo, al decir Lacrimosa, pocos pensarán en el Requiem de Verdi o la Gran Misa de difuntos de Berlioz. El Requiem de Mozart y su Lacrimosa han dado la vuelta al mundo sembrando admiración ante cualquier público que ha podido admirar dicha pieza. Lo llamativo de esta circunstancia es que el Lacrimosa es una pieza que Mozart dejó inacabada, es más, sólo dejó escritos los 8 primeros compases, a partir de ese punto fue un alumno y amigo de Mozart, Franz Xavier Süssmayer, el que completó la pieza y le dio forma hasta el punto en el que la conocemos hoy.

Süssmayer se basó en el esbozo de Mozart, esos primeros 8 compases que respetó y dejó tal cual, y le dio continuidad seguramente a partir de las conversaciones que mantuvo con el propio Mozart en los últimos días de su vida, ofreciéndole amistad, apoyo e incluso sirviéndole de copista. Olvídense de aquella licencia de la excelente película de Milos Forman, Amadeus, en la que un Salieri podrido de envidia era el que le ayudaba en sus últimos días de vida.

Sin embargo, Süssmayer descartó utilizar  una información que Mozart dejó escrita para el Lacrimosa. Mozart compuso el tema de una fuga que, sobre el texto de Amen (en latín no lleva tilde), cerraría el Lacrimosa; los expertos en la materia coinciden en señalar que Süssmayer desconfiaba de sus habilidades contrapuntísticas como para hacer frente a ese tema que dejara escrito Mozart y darle una forma de fuga digna de su maestro. Es por ello que decidió escribirle una cadencia plagal austera, muy del gusto del s. XVIII, como la del Aleluia de Handel en su Mesías. Durante dicho siglo se observa que existía una tendencia a relacionar la cadencia plagal IV-I con la música religiosa, puesto que son muchos compositores las que la usan, desde Mozart y Handel pasando por M. Haydn entre otros; esto es debido quizá a que la cadencia V-I estaba más relacionada con la música no religiosa (sonatas, rondós, valses…) y que existía una tradición anterior de cadencias plagales en la música religiosa que la respaldaba.

Traducción del Requiem de Mozart

 
INTROITUS (INTRODUCCIÓN)

1.- Requiem aeternam (coro) Requiem aeternam dona eis, Domine et lux perpetua luceat eis. (soprano) Te decet hymnus, Deus, in Sion (Salmo 63) et tibi reddetur votum in Ierusalem. (coro) exaudi orationem meam, ad te omnis caro veniet.

Dales, Señor, el descanso eterno, y que la luz perpetua los ilumine. Mereces un himno, Dios, en Sion y te ofrecen ofrendas en Jerusalen. atiende mi oración, todos los mortales van a tí.

2.- Kyrie eleison (coro) Kyrie eleison. Christie eleison. Kyrie eleison.

Señor, ten piedad. Cristo, ten piedad.Señor, ten piedad.
 
SEQUENZ (SECUENCIA)
 
3.- Dies irae (coro) Dies irae, dies illa solvet saeclum in favilla, teste David cum Sibylla. Quantus tremor est futurus quando iudex est venturus cuncta stricte discussurus!

Día de ira aquel día en que los siglos serán reducidos a cenizas, como profetizó David con la Sibila. Cuánto terror habrá en el futuro cuando venga el Juez a exigirnos cuentas, rigurosamente!

4.- Tuba mirum (bajo) Tuba mirum spargens sonum per sepulcra regionum coget omnes ante thronum. (tenor) Mors stupebit et natura cum resurget creatura judicanti responsura. Liber scriptus proferetur in quo totum continetur unde mundus iudicetur. (contralto) Iudex ergo cum sedebit quidquid latet apparebit, nil inultum remanebit. (soprano y cuarteto) Quid sum miser tum dicturus? Quem pratonum rogaturus, cum vix iustus sit securus?

La trompeta, esparciendo un asombroso sonido por los sepulcros de las regiones reunirá a todos ante el trono. La naturaleza y la muerte se asombrarán cuando resuciten las criaturas para responder ante el Juez. Y por aquel profético libro en que todo está contenido el mundo será juzgado. El Juez, pues, cuando se siente todo lo oculto saldrá a la luz, nada quedará impune. ¿Qué podré decir yo, desdichado? ¿A qué abogado invocaré, cuando ni los justos están seguros?

5.- Rex tremendae (coro) Rex tremendae majestatis qui salvandos salvas gratis, salva me fons pietatis!

Rey de majestad tremenda a quienes salves será por tu gracia, ¡sálvame, fuente de piedad!

6.- Recordare (cuarteto) Recordare, Iesu pie quod sum causa tuae viae, ne me perdas illa die. Quarens me, sedisti lassus, redemisti crucem passus; tantus labor non sit cassus. Iuste iudex ultionis, donum fac remissionis ante diem rationis. Ingemisco, tanquam reus, culpa rubet vultus meus; supplicanti parce, Deus. Qui Mariam absolvisti et Latronem exaudisti mihi quoque spem dedisti. Preces meae non sunt dignae, sed tu bonus fac benigne ne perenni cremer igne. Inter oves locum praesta et ab haedis me secuestra statuens in parte dextra.

Acuérdate, piadoso Jesús, ya que soy la causa de tu venida, de no perderme aquel día. Buscándome, te sentaste cansado, me redimiste padeciendo la cruz; tanto trabajo no sea vano. Juez que castigas justamente, otórgame el perdón antes del Día del Juicio. Gimo, como un reo, el pecado enrojece mi rostro; perdona, Dios, a quien te implora. Tú que absolviste a María y perdonaste al ladrón, también a mí me has dado esperanza. Mis ruegos no lo merecen, pero tú, bueno como eres, haz benignamente que no sea yo quemado en el fuego perenne. Dame un lugar entre las ovejas y separándome de los cabritos colócame a tu derecha.

7.- Confutatis (coro) Confutatis maledictis, flammis acribus addictis, voca me cum benedictis. Oro supplex et acclinis, cor contritum quasi cinis, gere curam mei finis.

Rechazados ya los malditos, y entregados a las crueles llamas, llámame con los benditos. Suplicante y humilde te ruego, con el corazón casi hecho ceniza, apiádate de mi última hora.

8.- Lacrimosa (coro) Lacrimosa dies illa qua resurget et favilla iudicandus homo reus. Huic ergo parce, Deus. Pe Iesu, Domine, dona eis requiem. Amen.

Día de lágrimas aquél en que resurja del polvo para ser juzgado el hombre reo. Perdónale pues, Dios.br> Piadoso Jesús, Señor, dales el descanso. Amén.

OFFERTORIUM (OFERTORIO)

9.- Domine Iesu (coro) Domine Iesu Christe, Rex gloriae, libera animas omnium fidelium defunctorum de poenis inferni et de profundo lacu. Libera eas de ore leonis, ne absorbeat eas tartarus, ne cadant in obscurum, (cuarteto) sed signifer sanctus Michael repraesentet eas in lucem sanctam, (coro) quam olim Abrahae promisisti et semini eius.

Señor Jesucristo, Rey de la gloria, libera a las almas de todos los fieles difuntos de las penas del infierno y de las profundidades del lago. Líbralas de la boca del león, que el abismo no las absorba, ni caigan en las tinieblas, sino que el abanderado San Miguel las conduzca hacia la santa luz, como antaño prometiste a Abraham y a sus descendientes.

10.- Hostias et preces (coro) Hostias et preces tibi, Domine, laudis offerimus. Tu suscipe pro animabus illis, quarum hodie memoriam facimus. Fac eas, Domine, de morte transire ad vitam, quam olim Abrahae promisisti et semini eius.

Súplicas y alabanzas, Señor, te ofrecemos en sacrificio. Acéptalas en nombre de las almas en cuya memoria hoy las hacemos. Hazlas pasar, Señor,
de la muerte a la vida, como antaño prometiste a Abraham y a su descendencia.

11.- Sanctus (coro) Sanctus, sanctus, sanctus Dominus Deus sabaoth. Pleni sunt caeli et terra gloria tua. Hosanna in excelsis.

Santo, santo, santo es el Señor Dios de los Ejércitos. Llenos están los cielos y la tierra de su gloria. Hosanna en las alturas.

12.- Benedictus (cuarteto) Benedictus qui venit in nomine Domini. (coro) Hosanna in excelsis.

Bendito el que viene en el nombre del Señor. Hosanna en las alturas.

13.- Agnus Dei (coro) Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis. Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, dona nobis pacem. Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, dona eis requiem sempiternam.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, danos la paz. Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, dales el descanso eterno.

COMMUNIO (COMUNIÓN)

14.- Lux aeternam (soprano y coro) Lux aeternam luceat eis, Domine, cum sanctis tuis in aeternum, quia pius es. Requiem aeternam dona eis, Domine, et lux perpetua luceat eis, cum sanctis tuis in aeternum, quia pius es.

La luz eterna brille para ellos, Señor, con tus santos para la eternidad, porque eres misericordioso. Descanso eterno dales, Señor, y que la luz perpetua los ilumine, con tus santos para la eternidad, porque eres misericordioso.